martes, 19 de marzo de 2013

Casa Pasiva o Passive house

Casa pasiva:
Con el término casa pasiva nos referimos a un tipo de vivienda totalmente independiente desde el punto de vista energético. El término también puede ser utilizado para los edificios con otros usos, tales como guarderías, las escuelas siempre que cumplan con una eficiencia energética determinada. 
Las casas pasivas y casas más eficientes energéticamente en general están teniendo una amplia difusión en Europa, especialmente en los países escandinavos y Alemania. En Alemania, en 1996 se fundó el Passivhaus-Institut, que promueve el control y la normalización. El propósito del Passivhaus-Institut es verificar que una casa pasiva reduce en un 90%-100% los costes.
Según las últimas estimaciones, sólo en Europa hasta agosto de 2010 había más de 25.000 casas pasivas certificadas. 

Costes: 
El mercado español no proporciona suficientes parámetros para una comparación directa de los costes porque este tipo de viviendas todavía no es muy común en nuestro país. El cálculo del ahorro de energía, y consecuentemente económico, que podemos obtener con este tipo de viviendas pueden llegar a un máximo del 100%. Podemos decir que una casa pasiva es muy rentable y beneficiosa, y que lo será aún más a medida que pasa el tiempo y los combustibles fósiles tradicionales se encarecerán más y más.

Los requisitos de la casa pasiva: 
El Instituto Passivhaus ha definido la energía que debe tener una casa pasiva en Europa Central. El edificio debe estar diseñado de modo que tenga un requisito de máxima energía para la calefacción/refrigeración de 15 kWh / m² / año, o estar diseñada con un pico de carga térmica de 10 W / m². La demanda total de energía primaria en un año no debe superar los 120 kWh / m². Estos requisitos son estrictos, pero a mi parecer no son difíciles de implementar.

¿Cómo funciona una casa pasiva? 
Una casa pasiva requiere muy poca energía para calefacción y refrigeración, que se almacena dentro del edificio durante largos periodos de tiempo, posibles gracias al diseño del edificio con materiales aislantes y de gran inercia térmica. Las ventanas de este tipo de vivienda aseguran aire limpio y saludable a través una media de 0,3 renovaciones de aire por hora. Por esta razón, se debe prestar atención también al interior de muebles, así como evitar el uso de materiales particularmente tóxicos o nocivos para la salud. 
Tanto los tabiques internos como el revestimiento exterior tienen la misma temperatura, debido a la capacidad térmica de la envolvente. Y esto hace que no se creen desequilibrios en el bienestar o confort térmico. Obteniendo una temperatura homogénea en todos los ambientes. La temperatura interna varía sólo unos 0,5 ºC. Las puertas y / o ventanas abiertas durante un corto periodo de tiempo tienen una baja incidencia en la temperatura interna. Cuando está cerrado, la temperatura se restablece a los valores "normales" en un corto periodo de tiempo. 



En resumen, cuando hablamos de una casa pasiva, nos referimos a una vivienda proyectada con criterios de diseño eficientes, que minimizan el uso de sistemas convencionales de calefacción y refrigeración aprovechando las condiciones climáticas y de soleamiento de cada sitio. La expresión "pasivo" se usa para definir el principio de captación, almacenamiento y distribución capaz de funcionar solos, sin aportaciones de energía exterior y que implica unas técnicas sencillas, sin equipos. Hoy más que nunca cabe destacar la importancia de este tipo de viviendas, con la energía carísima y cuyo precio irá incrementándose cada vez más, no conviene “tirarla”, no sólo por el coste económico que conlleva, sino además por el impacto y deterioro ambiental que estamos provocando y que debemos inmediatamente frenar.

Información/Fuentes:
- Instituto Passivehouse (Alemania)
- El proyecto Passive-On
- Empresa española Casapasiva
- Asociación Internacional PASSIVEHOUSE 
- Passive House in America

"Que no me lea,
quien no haya visto nunca conmoverse la tierra
en medio de un abrazo"
Luis García Montero.

Por una cultura libre. Aprendizaje colaborativo.

Licencia Creative Commons
Casa Pasiva PassiveHouse por Marta Ortiz González se encuentra bajo una Licencia Creative Commons Atribución-CompartirIgual 3.0 España.